Controlando su tensión en su domicilio

25a56cb811206a10324161f670419029.jpg

Si tiene diabetes e hipertensión seguro que puede ser beneficioso para Vd. poder comprobar los niveles de su tensión arterial en la casa de la misma manera que controla con regularidad sus niveles de glucosa en la sangre. Vamos a responder a algunas de las dudas y preguntas más frecuentes que se hacen Uds:

Por qué es tan importante controlar la tensión arterial Sabemos que para salvaguardar su salud no es suficiente con controlar adecuadamente su diabetes existen otros factores como las grasas sanguíneas o los niveles de tensión arterial que si no se controlan van a poner en serio peligro su salud. Al controlar las cifras de tensión arterial en su domicilio, puede comprobar si estas cifras están adecuadamente controladas para los objetivos que a Vd. le hayan propuesto, también puede comprobar como la eficacia de su medicación, si ya está tomando fármacos para disminuir las cifras de tensión arterial, también le informa de cómo está llevando su plan de alimentación y de ejercicio físico dado que ambos influyen en los resultados. Esta información adicional que Vd. le lleva a su médico va a ayudar a este a ajustar más finamente la medicación que Vd. recibe.

Cuando se debe de mirar la tensión arterial Su médico puede aconsejarle una determinadas horas. Pero como regla general Vd. deberá de tomar la tensión arterial a diferentes horas del día y bajo diferentes circunstancias. Es posible que al principio de comenzar con una medicación o al realizar un ajuste de su medicación necesite mirar las cifras de tensión arterial más frecuentemente también en aquellas circunstancias en que está teniendo problemas de cifras de tensión arterial demasiado alta o demasiado baja

Que cifras de tensión arterial son las aconsejables Las cifras de tensión arterial recomendadas para distintas personas son frecuentemente distintas, así que como regla de oro en primer lugar pregunte a su médico sobre cuales son esas cifras para Vd. Una cifra normal de tensión arterial es aquella igual o inferior a 120\80. Para la mayoría de las personas con diabetes el objetivo es que esta cifra no supere 130\80.

Que clase de aparato debo de utilizar Existen en el mercado muchos tipos de aparatos así que le puede resultar más útil el preguntar a su médico o incluso a su farmacéutico. La mayoría de las personas les gusta aquellos aparatos que son automáticos y digitales. Los aparatos de la tensión arterial ofrecen a menudo un montón de posibilidades, algunos van con pilas otros sin embargo pueden enchufarse a la corriente, otros registran también los valores de frecuencia cardiaca y otros pueden guardar en memoria todos estos datos. Según las características que Vd. quiera tener y dependiendo de su presupuesto es seguro que le ayudará a tomar una decisión, sin perder de vista las ofertas que aparecen en revistas o en Internet. Escoja el que escoja asegúrese del periodo de garantía que tenga el certificado de la CEE y que el tamaño del brazalete se ajusta al tamaño de su brazo.

Cinco estrategias para luchar contra la depresion

David Mendosa Basada en el articulo de David Mendosa: Strategies for Conquering Depression


“Por favor, dígame dónde puedo ir para obtener ayuda para la depresión,” un corresponsal me escribió esto hace unos días. “He tenido diabetes durante mucho tiempo, y estoy cansado de todo. ¿Puede indicarme la dirección correcta para alguna ayuda?”

Le contesté al sugerir cinco estrategias que parecen funcionar para mí. Durante cerca de dos meses después de que mi hicieeron una operación de emergencia el 1 de octubre no fui una persona feliz. Un amigo me dijo que la anestesia general puede causar depresión, asi que hice una búsqueda rápida de la Web y esto me lo confirmó.

Dos meses debe haber sido demasiado tiempo para que la anestesia permaneciese en mi cuerpo. Sin embargo, en las últimas semanas he estado continuamente bien .

Tal vez es porque he estado yendo regularmente a pasear a algunos de mis lugares favoritos de invierno.

O tal vez es porque he tomado mas mucho más omega-3 .

O posiblemente es el efecto continuado de las 10.000 UI de vitamina D tomada todos los días. Hay algunas pruebas de que cada una de estas estrategias ayudan a contrarrestar la depresión.

También he empezado a meditar durante media hora cada día. Eso me hace feliz. La forma en que se empezó a imaginar a mí mismo sonriendo, no sólo con mi boca y la cara, sino también con todo mi cuerpo y sonriendo a todos lo que veo. Eso puede traer un poco de felicidad para ellos, y sin duda me aporta mucho a mí.

Mi mayor felicidad se ha convertido en un círculo virtuoso. Porque yo soy más feliz, entonces escucho mi música favorita mucho más. Cuando estoy en casa, iTunes está en casi todo el tiempo funcionando. Cuando voy caminando por la ciudad, escucho a mi iPod con auriculares o cascos. Cuando he de conducir, escucho a mi iPod conectado a los altavoces de mi vehiculo.

El mejor control del ejercicio y la depresión me llevo a la conclusión de que:

El ejercicio parece mejorar los síntomas depresivos en personas con un diagnóstico de la depresión”. Sin embargo, esta revisión Cochrane dice que la evidencia es débil. Tal vez más que el ejercicio ayuda a las personas salir de sus acogedoras habitaciones privadas y plantar cara mucho más tiempo a los demás, como he comenzado de nuevo yo a hacer hace un par de semanas atrás.

[Estoy de acuerdo, el ejercicio esta ultra valorado. Es necesario sin embargo]

La revisión más reciente de los beneficios de Omega-3 los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI), llegó a una conclusión similar provisional. “La evidencia actual apoya cada vez más una asociación inversa entre los AGPI omega-3 y la depresión.” Pero este estudio en 2009 Current Pharmaceutical Design añade que las cuestiones metodológicas que limiten el alcance de las conclusiones que podemos extraer.

[En mi caso el Omega 3 fue muy efectivo contra la depresion. He visto el mismo efecto en amigos sin diabetes ]

La evidencia de que la vitamina D puede ayudar a prevenir la depresión es aun más fuerte y los nivles altos niveles de vitamina D en la sangre afecta a nuestro estado de ánimo. Después de seguir este tema de más de un año, los investigadores encontraron que los que tenían niveles muy bajos de vitamina D, tenian un 30% más de probabilidades de desarrollar depresión que aquellos con niveles normales. La asociación fue mayor entre los que no tienen diagnóstico previo de depresión.

No soy probablemente el único que se siente mejor cuando medito. “La atención basada en la terapia cognitiva es sobre todo eficaz para reducir las recaídas de la depresión en pacientes con tres o más episodios, la meditación Zen reduce significativamente la presión arterial y la meditación Vipassana muestra la eficacia en la reducción de alcohol y abuso de sustancias en prisioneros”, según un estudio realizado el año pasado en Psychological Medicine. Pero, de nuevo, “A pesar de resultados alentadores, las limitaciones afectan a varios estudios en curso.”

Escuchar música ayuda. “La musicoterapia es un tratamiento eficaz que ayuda a personas con psicóticos y no psicóticos graves trastornos mentales a mejorar el estado global, los síntomas y el funcionamiento”, según un estudio realizado el año pasado en Clinical Psychology Review. El problema para mí es que cuando estoy de mal humor, no quiero escuchar música.

Individualmente, las pruebas para cada uno de estos cinco estrategias no son tan fuertes como me gustaría. Pero creo que juntas suman una fórmula ganadora para romper la conexión insidioso entre la diabetes y la depresión que he escrito aquí antes.

Incluso si usted no ha tenido recientemente la anestesia general, el trastorno afectivo estacional, o SAD, también conocido como depresión de invierno o en invierno blues, tiende a la huelga alrededor ahora. Si usted desea invertir su depresión sin tomar medicación antidepresiva, un cóctel compuesto de varias de estas estrategias podrían ser una curación natural para ti también.

Zarangollo murciano

Qué duda cabe que el zarangollo es el reflejo de una cultura como es la murciana, dedicada en cuerpo y alma a su famosa huerta la cuál, junto con la de Navarra o la de Rioja, es de las más importantes de todo nuestro territorio. Pues este platillo, popular dónde los haya, es quizás uno de los revueltos más exquisitos que existen en toda nuestra gastronomía, y si no lo habéis probado nunca, no os podéis imaginar qué gran sabor se exprime de una simple cebolla nueva y del buen calabacín de temporada. Algo digno de que probéis acompañado de unas buenas tostadas de pan, una buena ensalada de tomate aliñao a ser posible de Mazarrón (los venden en EC), unos buenQué duda cabe que el zarangollo es el reflejo de una cultura como es la murciana, dedicada en cuerpo y alma a su famosa huerta la cuál, junto con la de Navarra o la de Rioja, es de las más importantes de todo nuestro territorio. Pues este platillo, popular dónde los haya, es quizás uno de los revueltos más exquisitos que existen en toda nuestra gastronomía, y si no lo habéis probado nunca, no os podéis imaginar qué gran sabor se exprime de una simple cebolla nueva y del buen calabacín de temporada. Algo digno de que probéis acompañado de unas buenas tostadas de pan, una buena ensalada de tomate aliñao a ser posible de Mazarrón (los venden en EC), unos buenos filetes de lomo ibérico y para beber un buen vino de Jumilla. Así la experiencia se convierte en un placer para los 5 sentidos. Al verlo, alguno de la zona sentirá verdadera raigambre murciana.

Y lo curioso de esto, es que nosotros hemos hecho zarangollos a montones, y durante varios años, sin saber qué ingredientes exactos tenía el plato más genuino (que hay muchos diferentes). Adulterábamos sin querer esta receta con otras viandas (queso, chorizo, pimiento etc), pero nunca la hicimos exactamente así. Y no fue hasta ahora, después de repasar unas recetas viejas que recopilamos hace unos años, cuando nos dimos cuenta que la teníamos en el olvido. Pues nos pusimos manos a la obra y más fácil imposible. El resultado es genial, además no echas de menos nada más. Un lujo.

Los ingredientes para 2-3 personas son, 4 huevos frescos, 2 calabacines medianos, 1 cebolla o cebolleta, AOVE, pimienta y sal. Opcional orégano.

Lavamos la verdura, pelamos la cebolla y picamos ésta. El calabacín eso sí en trocitos menudos.

Pochamos esto con medio vaso de aceite de oliva, sal y pimienta a fuego muy lento, durante unas 2 horas, dando vueltas de vez en cuando. Es importante que la verdura no se queme y tenga aceite. Luego lo quitaremos. Podemos ir tostando pan.

Una vez todo pochado escurrimos la verdura en un colador, y dejamos que gotee unos 10 minutos, meneando la misma y siempre sin apretar. Que el aceite caiga por sí sólo.

Una vez colado el aceite sobrante (lo aprovecharemos para otros platos), batiremos aparte los huevos con algo de sal.

Echaremos la verdura en la sartén, y con el aceite que tiene pegado a las paredes, rehogaremos la misma junto con los huevos batidos.

Veréis que poco a poco se irá cuajando. Lo importante es que no quede muy secas, pero este detalle como gustéis.

Sacar de la sartén y comer caliente. Ideal para tomarlo de aperitivo.

Salud y buen fin de semanaos filetes de lomo ibérico y para beber un buen vino de Jumilla. Así la experiencia se convierte en un placer para los 5 sentidos. Al verlo, alguno de la zona sentirá verdadera raigambre murciana.

Y lo curioso de esto, es que nosotros hemos hecho zarangollos a montones, y durante varios años, sin saber qué ingredientes exactos tenía el plato más genuino (que hay muchos diferentes). Adulterábamos sin querer esta receta con otras viandas (queso, chorizo, pimiento etc), pero nunca la hicimos exactamente así. Y no fue hasta ahora, después de repasar unas recetas viejas que recopilamos hace unos años, cuando nos dimos cuenta que la teníamos en el olvido. Pues nos pusimos manos a la obra y más fácil imposible. El resultado es genial, además no echas de menos nada más. Un lujo.

Los ingredientes para 2-3 personas son, 4 huevos frescos, 2 calabacines medianos, 1 cebolla o cebolleta, AOVE, pimienta y sal. Opcional orégano.

Lavamos la verdura, pelamos la cebolla y picamos ésta. El calabacín eso sí en trocitos menudos.

Pochamos esto con medio vaso de aceite de oliva, sal y pimienta a fuego muy lento, durante unas 2 horas, dando vueltas de vez en cuando. Es importante que la verdura no se queme y tenga aceite. Luego lo quitaremos. Podemos ir tostando pan.

Una vez todo pochado escurrimos la verdura en un colador, y dejamos que gotee unos 10 minutos, meneando la misma y siempre sin apretar. Que el aceite caiga por sí sólo.

Una vez colado el aceite sobrante (lo aprovecharemos para otros platos), batiremos aparte los huevos con algo de sal.

Echaremos la verdura en la sartén, y con el aceite que tiene pegado a las paredes, rehogaremos la misma junto con los huevos batidos.

Veréis que poco a poco se irá cuajando. Lo importante es que no quede muy secas, pero este detalle como gustéis.

Sacar de la sartén y comer caliente. Ideal para tomarlo de aperitivo.

Salud y buen fin de semana

Fuente: http://www.mercadocalabajio.com/2009/07/al-rico-zarangollo-murciano.html

Salsa Brava casera de calidad

Hacía tiempo que no publicábamos una salsa (casera) en este apartado homónimo del blog, así que mira tú por dónde, y pese a que ayer tocamos el palo de la salsa Lizano, nos vamos de reestreno con una salsa brava rápida e impactante, para darle ese toque bravo y picantón a nuestras patatas fritas en cachelos en sólo cuestión de 10 minutos. Oye, os aseguramos que es probarla y notar que aunque no se trata de la genuina salsa brava que se sirve por aquí por Madrid, es un sucedáneo (insistimos) logradísimo que se acerca peligrosamente a ese sabor auténtico con sólo dos o tres ingredientes. Es útil apuntarla, y eso que hará un par de años os publicamos nuestra versión de la auténtica receta de la salsa brava madrileña. Pero esta es otro cantar. El caso es que esta salsa es más rápida, y la aprendimos hace poco a hacer de una receta emitida de la tele y gracias a mi madre, que fue quién la copió y quién nos la enseñó.

Y os adelantamos que para que la salsa brava quede rica, ésta se hará gracias a una base de tomate frito natural que tengamos congelada o guardada en conserva, y si no se dispone de ella se podrá hacer siempre con algún tomate frito casero del mercado, pero ya os advertimos que no os saldrá con el mismo sabor. De todas formas, si no tuviéramos salsa de tomate casera, podremos hacerla rápidamente como os indicamos también hace tiempo en otro post, aunque el tiempo de preparación se verá aumentado en unos 40 minutos más o menos.

Una vez tengamos la salsa a mano, nos dispondremos a reunir todos los ingredientes necesarios. Para 250gr de salsa, necesitaremos un vaso de agua lleno de salsa de tomate, AOVE, algo de perejil fresco, 2 ajos, un poco de jamón (opcional), vinagre de jerez y una pizca de agua.

Reservaremos el tomate frito, y nos dispondremos a freír en una sartén con un poco de aceite de oliva (AOVE) los ajos fileteados, el perejil, y un poco de jamón (para que coja gusto). Algunos pensarán, ¿se puede sustituir el AOVE y el jamón por un poco de su tocino curado (que siempre lo tiramos)? pues la verdad es que se puede sí (que no sea rancio) porque éste se deshace y sirve como grasa para freír los ajos. El caso es que o una cosa u otra, tenemos que darle sabor a jamón.

Una vez rehogado/dorado todo a fuego suave, nos dispondremos a sacar la sartén del fuego, y freiremos un poco de pimentón picante o dulce (con alguna cayenita) fuera de la misma, el caso es que debe de picar. Una vez rehogado el pimentón, deberemos de echar el pellizco de agua y un poco de vinagre. ¿Cuánto vinagre?, poco, un chorritín.

Una vez conseguida la parte que le proporcionará todo el sabor, lo mezclaremos con el tomate frito. En este momento usaremos la batidora para mezclar todo el conjunto perfectamente, probando el mismo de sal, y por favor ¡sin el jamón!.

La salsa estará lista. A nosotros nos encanta acompañarla con unas buenas patatas kennebec gallegas fritas en cachelos gordos y en un limpio aceite de oliva virgen extra. Y ya sabéis, que las patatas deben de empezar infusionando dentro del aceite a fuego suave durante veinticinco minutos, terminando su cocción a fuego fuerte durante otros diez, pero eso ya como las hagáis y veais.

Feliz puente de San José (a quién se vaya).

Fuente: MercadoCalabajio.com

Las sardinas en lata

Está demostrado. Tomar sardinas en lata en aceite de oliva es de los alimentos más completos y saludables, baratos y cómodos del mundo. Y que sepáis que nosotros explotamos este producto como los mejores, merecía la pena pues rendir un discreto homenaje a tal suculencia ahora que además se está investigando en serio que las carencias de vitamina D deterioran el sistema inmunológico del ser humano. Algo que falta aún por puntualizar, pero que está conduciendo a los científicos por otros caminos hacia el antídoto natural contra el resfriado común, al menos igual de efectivo que la vitamina C.

Y es que en este producto se uniría la alta proporción de vitamina D existente en el pescado azul, la gran dosis de calcio de la espina, las sales minerales propias de esta proteína de alta gama (fósforo, yodo, sodio etc), las grasas omega-3 y el ácido oléico tan beneficioso para nuestra salud. Por último las propiedades innatas del aceite de oliva, aderezo importante a la hora de adquirir este alimento en la tienda.

Dicen además que si esta maravilla la añadís a una improvisada ensalada repleta de tomate fresco y la aliñamos en vez de con vinagre con limón (y sin apenas sal), completaríamos las necesidades diarias más básicas del ser humano, es decir, ingeriríamos casi todas las vitaminas importantes (C, B, A, K, D, E) y la asimilación de un buen número de ácidos grasos poliinsaturados e hidratos de carbono propios del pescado azul y el aceite de oliva. También las maravillas propias del tomate como los bioflavonoides (Vitamina P) o el famoso Licopeno (pigmento rojo) etc.

Y si lo acompañamos con algo de vino tinto, algo de pan integral y una pieza de fruta, y comiendo siempre en una justa cantidad, tendríamos además un aporte correcto de fibras, azúcares y líquidos que completarían la totalidad de las necesidades primarias de la pirámide alimenticia mediterránea. Por tanto, y sin retocar mucho esta improvisada receta, tendríamos en la mesa una de las soluciones más económicas para poder ayudar a nuestro cuerpo a mejorar su estado de salud. Además, sólo por lo cómodas que son esta sardinas en lata, son el más rápido fast food mediterráneo que creemos que existe en nuestra gastronomía.

Nosotros disfrutamos mucho de ellas desgrasadas en bocadillo con un buen tomate raf. Ideal la preparación de las mismas como aperitivo, si éstas son sardinillas. Ponéis en un palillo, una rodaja de un huevo cocido, una sardinita y un mejillón en escabeche sobre un pan tostado con alli oli. También podéis comerlas en una cuchara sobre el zumo de dos olorosos tomates cherry, piparra picada, cebolla pochada y con una reducción de módena por encima y aceite de perejil. O ponerlas sobre el clásico pisto para coronar la faena. O comerlas en una rica escalivada. O acompañando a unos pimientos del padrón. También otra receta impactante es colocar un par de sardinitas en una endibia fresca con una base de tomate frito y otra capa de compota de pera o manzana rociando todo con un poco de limón y aceite. También podéis hacerlas como las prepara a la plancha Falsarius en su blog, si se trata de ejemplares grandes como las de la marca Cuca o Albo. O también hacerlas en un escabeche improvisado, simplemente sofriendo puerro, zanahoria y ajos, con vino y vinagre, y algo de especias al gusto (o como hagáis el escabeche), apagar el fuego y una vez templado sumergirlas en el mismo para que maceren durante un par de días.

Por qué no colocarlas dentro de un pimiento del piquillo torrado a la plancha, y entre una fritada de ajetes y pimiento, y llevarlo al grill con algo de mayonesa por encima. O si tenéis mandolina cortar finísimas rodajas de calabacín para enrollarlas y hacerlas a la plancha vuelta y vuelta, con algo de aceite de alcaparras (aceite colado de triturado de alcaparras). También podéis pelarlas bien, quitar espina, piel y con los lomos (secados en papel), guarnicionar unas empanadillas con trocitos de piquillo, huevo duro, cebolla y tomate, más o menos como siempre.. y un largo etc… ¿Os animáis a preparar alguna recetilla diferente para vuestros blogs?.

La verdad es que al ser un producto graso, le viene muy bien acompañarse con desengrasantes naturales y ligeros. Ojo, no mencionamos las croquetas de sardinas, o los patés que no nos gustan, pero a mucha gente sí.

Lo que está claro es que desde que el americano Frank E Booth prensara la primera lata en 1895 (Old Cannery Row), no ha habido alimento más cómodo, más completo, más sano y más económico que éste ¿alguien da más?.

Fuente: MercadoCalabajio.com

Pan plano Flammkuchen. Alemania y Alsacia francesa

El Flammkuchen, o Flammenkuchen, o “coca a las llamas” es un tipo de coca que se come en Alemania y también es típica de la gastronomía de la zona de Alsacia (Francia).

En alsaciano es conocido como Flammekuechle, y en francés a veces se traduce como Tarte flambée.