Prevision Meteorologica vs. Cambio Climatico

ZZ2C71DEC4.jpgEste mes estuve recibiendo apocalipticas previsiones de los que va a suceder con el Polo Norte que por lo visto se va a derretir dentro de 50 años . Ni mas ni menos . 50 y punto
En cambio en los informativos del tiempo para la semana Santa, que vi el sabado de casualidad, el locutor se esforzaba en aclarar tras la prevision de que no eran totalmente seguras hasta que fuesen confirmadas el dia anterior.
Es decir, solo se arriesgaban a decir que sucederia lo que anunciaban de hoy para mañanaEn cambio en cuestion de cambio climatico, son capaces algunos de hacer previsiones a 50 y 100 años , con total soltura y desparpajo
Cual es la diferencia ?Pues que el turista de vacaciones va a acordarse de la madre del meteorologo que le engaño . Dentro de 100 años, el cientifico futurista le preocupa bien poco lo que piensen de sus patrañas
Esa es la diferencia , la proximidad del repudio o la recompensa
Un ejemplo es lo que cita ademas este bloguero de Asturias
Lleva muchos días lloviendo en el nororeste peninsular, ya saben: Galicia, Asturias, Cantabria, etc. Al menos es lo que dicen los medios de comunicación. Debe de ser que se me olvidó el significado preciso de llover. Porque lo único que veo estos días es el sol. Ah, espera… que estamos en Semana Santa, claro… lo de todos los años. Uno va a acabar creyendo esa terrible conspiración que dice que TODOS los años anuncian lluvias por al norte en Semana Santa y TODOS los años se equivocan. En fin, aquí pongo un enlace en directo a cámaras webs de Gijón para que usted vea como “llueve” por el noroeste.

Fuente: Vean, vean cómo llueve en el noroeste en Semana Santa « El Club del Tetraedro

Anuncios

No todo el hielo tiene que derretirse en un calentamiento global

Una nueva investigación desafía la creencia generalmente aceptada de que capas sustanciales de hielo no pudieron haber existido en la Tierra durante los periodos supercálidos del pasado. El estudio proporciona evidencias muy claras de que un casquete de hielo, aproximadamente de la mitad del tamaño de la capa de hielo glacial de nuestros tiempos, existió 91 millones de años atrás durante un periodo de intenso calentamiento global. Los resultados permiten considerar desde una mejor perspectiva las condiciones actuales del clima y los mecanismos medioambientales para la elevación del nivel global de los mares.

La investigación ha sido realizada por Científicos del Instituto Scripps de Oceanografía, las universidades de Leipzig, Colonia y Newcastle, el Centro Nacional de Oceanografía en Gran Bretaña, y el Real Instituto Holandés para la Investigación Marítima.

En ella, se examinan datos geoquímicos y relacionados con el nivel del mar, obtenidos de microfósiles marinos depositados en el suelo oceánico 91 millones de años atrás durante el Máximo Térmico del Cretácico. Este periodo extremadamente cálido en la historia de la Tierra, elevó la temperatura de los océanos tropicales a 35-37 grados centígrados, unos 10 grados por encima de las temperaturas actuales, originándose un intenso efecto invernadero en el clima.

Con el uso de dos técnicas isotópicas independientes, los investigadores del Instituto Scripps de Oceanografía estudiaron los microfósiles para reunir datos geoquímicos sobre el crecimiento y la fusión final de las grandes capas de hielo del Cretácico. Los investigadores compararon los isótopos estables de moléculas de oxígeno de los microfósiles marinos de formas de vida que habitaban en el fondo y de otras que moraban cerca de la superficie, conocidas como foraminíferos, para demostrar que los cambios químicos en el océano concuerdan con el crecimiento de una capa de hielo. El segundo método llevó a la misma conclusión.

Estos métodos independientes proporcionaron a André Bornemann, autor principal del estudio, las evidencias necesarias para concluir que una capa de hielo con un tamaño del 50-60 por ciento del que hoy tiene el casquete antártico existió durante unos 200.000 años.

Bornemann condujo este estudio en el Instituto Scripps de Oceanografía y ahora continúa la investigación en la Universidad de Leipzig en Alemania.

Los investigadores aún no tienen claro dónde una masa tan grande de hielo pudo haber existido en el Cretácico, ni cómo el crecimiento del hielo pudo haber comenzado. Los autores del estudio sugieren que ciertos ciclos climáticos pudieron haber favorecido el crecimiento del hielo durante unos pocos periodos breves en el Cretácico cuando las variaciones naturales del clima produjeron veranos inusualmente fríos. Del mismo modo, las altas montañas bajo el actual casquete de hielo antártico pudieron haber sido sitios potenciales para el crecimiento de grandes masas de hielo durante el Cretácico.

http://ucsdnews.ucsd.edu/newsrel/science/01-08WarmingClimateGlacialIce.asp

separador

Sembrar de hierro oxidado el mar. Ultima ocurrencia ecologista

En 1990 el oceanógrafo californiano John Martin pronunció su frase más célebre: “Denme un barco cargado de hierro y provocaré una era glacial”. En aquella época, Martin acababa de proponer la Hipótesis del Hierro, una especie de panacea para enfriar el clima. El procedimiento era sencillo: una flota de barcos vierte cientos de toneladas de hematita, un mineral compuesto por óxido férrico, en un área marina, provocando un enorme florecimiento del fitoplancton, los organismos microscópicos que flotan en el agua y tienen capacidad de realizar la fotosíntesis.

El fitoplancton, al igual que los árboles, es capaz de respirar el dióxido de carbono y fijarlo en sus tejidos, por lo que su multiplicación podría suponer un secuestro de miles de millones de toneladas de CO2 en el océano.

La Hipótesis del hierro ha sido retomada ahora por un puñado de compañías estadounidenses, como Planktos y Climos, que quieren fertilizar a gran escala los océanos con hierro, con el objetivo de obtener créditos de carbono y venderlos a empresas o instituciones que quieran reducir su impacto en el medio ambiente.

Planktos, que cuenta en sus filas con el ex director del Programa de la ONU para el Medio Ambiente Noel Brown, parece haber tomado la delantera en este nuevo mercado. En las próximas semanas uno de sus barcos zarpará hacia las islas Galápagos, en el Océano Pacífico, para comprobar la viabilidad del método.

Tanto el ánimo de lucro de estas empresas como la dudosa efectividad de la fertilización de los mares han desatado un acalorado debate en la comunidad científica.

Consecuencias “inesperadas”

El investigador del CSIC Evaristo Vázquez-Domínguez opina: “Es un tema muy controvertido, porque enriquecer el mar con hierro puede producir cambios inesperados en los ecosistemas”. Vázquez-Domínguez publicó el pasado agosto los resultados de un trabajo realizado en la Bahía de Blanes (Gerona), en el que demostraba que el calentamiento global puede acelerar la respiración de la parte del plancton que no realiza la fotosíntesis y provocar un aumento del retorno del CO2 a la atmósfera.

“La fertilización con hierro desencadenaría el crecimiento del fitoplancton, pero, probablemente, también el del plancton heterótrofo [el que no realiza la fotosíntesis]”, asegura el investigador, que apunta otras consecuencias: “Tal cantidad de materia orgánica causa tremendos problemas de anoxia [falta de oxígeno]. Los peces no pueden vivir en esas condiciones”.

La organización ecologista Grupo ETC es mucho más dura con los experimentos de Planktos, hasta el punto de dudar de sus propósitos. Su director, Pat Mooney, concluye: “Tenemos la tentación de pensar que la compañía es una gran farsa, pero tienen el buque, el hierro y la arrogancia para seguir con el escándalo”.

Entrevista: “Podemos salvar el mundo y ganar dinero” Russ George – Presidente de la compañía estadounidense Planktos

El presidente de Planktos no es un advenedizo en el mundo de la conservación del medio ambiente. Lleva toda su vida implicado en la reforestación a gran escala y en el estudio de los océanos. Para demostrarlo, George, de 58 años, presume de una curiosa medalla en su currículo: manejó el timón del Rainbow Warrior, el legendario buque de Greepeace, en la época en la que nacía el ecologismo.

¿Es tarde para frenar el calentamiento global?
Todavía no es tarde para salvar al planeta de los daños causados por los combustibles fósiles y el exceso de CO2, si restauramos los bosques y los océanos. Pero sólo si utilizamos el poder de la fotosíntesis para restaurar el jardín del edén podemos tener esperanzas de salvar el planeta. Las plantas terrestres no serán suficientes, aunque atenuarán de manera importante el daño causado por la combustión de carburantes fósiles y cicatrizarán las heridas actuales. Podemos empezar inmediatamente a implantar la solución contra el calentamiento global. Debemos restaurar los árboles y los océanos. El fitoplancton y sus parientes, los árboles, pueden salvar el planeta si les ayudamos a hacerlo.

¿Cuál es el coste de la fertilización con hierro?
Restaurar los bosques y los océanos es la solución más barata para el cambio climático. Y la tecnología ya está disponible.

Sin embargo, sus críticos afirman que provocar el florecimiento del plancton puede liberar metano y óxido nitroso, ¿qué opina?
El florecimiento del plancton en alta mar no libera cantidades significativas de metano y óxido nitroso. El océano ha perdido un gran porcentaje de plancton en los últimos 30 años. En el Atlántico Norte se ha perdido la cuarta parte de las plantas, en el Pacífico Norte, el 17% y en las regiones tropicales, hasta un 50%. Si simplemente restauramos estas cantidades, devolveremos la buena salud a los océanos, y en el proceso eliminaremos unos 4.000 millones de toneladas de CO2 de la atmósfera. Esta cantidad supone la mitad del problema. ¿Sufría el mundo hace 30 años, cuando las plantas marinas alimentaban la cadena alimentaria del océano? La respuesta es no.

Muchos expertos ven un interés económico en su propuesta…
Afortunadamente en todo el mundo hay una determinación de invertir dinero para salvar el planeta de los estragos del dióxido de carbono. Y sí, somos una empresa con ánimo de lucro. Creemos que podemos salvar el mundo y, además, ganar un poco de dinero.

XXXLimagenBlog Solar de Jumanji

separador

El deshielo acelerado de Groenlandia ya es de 1920

200802110252.jpg

Dos investigadores han pasado meses inspeccionando viejos registros e informes de expediciones, y revisando mapas y fotografías de más de 70 años antes de hacer un hallazgo sorprendente: Han descubierto que los efectos del calentamiento y la fusión actuales de los glaciares de Groenlandia que han alarmado a los expertos del clima en todo el mundo, ya se manifestaron poco después de un calentamiento abrupto en la década de 1920.

[Epoca en la que la motorozacion y generacion de CO2 por vehiculos eran ridicula, y la contaminacion ambiental muy baja. Lastima que Al Gore no hubiese nacido por entonces !]

Analizando datos antiguos, ya se había comprobado no hace mucho que las temperaturas en Groenlandia habían aumentado en la década de 1920 en proporciones equivalentes a las del pasado reciente. Pero hasta ahora no había sido posible confirmar el alcance de la repercusión que sobre los glaciares de la isla tuvo ese calentamiento temprano.

Adam Herrington, coautor de este estudio, pasó semanas en las bibliotecas de la universidad y en los archivos, inspeccionando meticulosamente tomos polvorientos con las bitácoras de expediciones científicas antiguas, buscando sobre todo fotografías y mapas de algunos glaciares importantes de Groenlandia.

Por ejemplo, escarbando a través de esos viejos papeles, Herrington encontró un mapa de 1932 y una fotografía aérea de 1933 que documentan cómo el Glaciar de Kangerdlugssuaq perdió un pedazo de hielo que era casi del tamaño de la Isla de Manhattan en Nueva York.

“Eso coincide con lo que sabemos sobre los cambios recientes”, señala Box. “Del 2002 al 2003, ese mismo glaciar se replegó otros 5 kilómetros”.

El hecho de que los cambios recientes en la capa de hielo de Groenlandia tengan ya precedentes en su conducta de hace 70 años incrementa la confianza de los investigadores y a la vez su alarma acerca de lo que nos depara el futuro.


XXXLimagenEl deshielo acelerado de Groenlandia ya estaba en marcha en la decada de 1920

separador

Biodiesel de Heavy Metal

200802020105.jpgLas hierba de la especie Panicum virgatum, cuyo cultivo se considera como posible fuente de biocombustibles, produce un 540 por ciento más de energía que la requerida para procesarlo en la obtención de etanol.

Así lo afirma un artículo que publica la revista Proceedings of the National Academy of Sciences ( PNAS), que analiza la eficiencia energética de esta planta, conocida por su nombre en inglés, “switchgrass” o Heavy Metal

Este tipo de hierba se cultiva habitualmente para la alimentación del ganado y en los últimos años ha sido vista como posible fuente de combustibles, porque la celulosa presente en las membranas de sus células se convierte fácilmente en azúcar y se fermenta en etanol.

El artículo de Marty Schmer y sus colegas del Servicio de Investigación Agropecuaria del Departamento de Agricultura de EEUU en la Universidad de Nebraska señala además que, dado que este tipo de césped absorbe dióxido de carbono durante su crecimiento, el etanol produciría muy pocas emanaciones de las que causan el “efecto invernadero”.

Los investigadores recogieron datos de diez lugares en Nebraska, Dakota del Norte y Dakota del Sur en los cuales los granjeros cultivaban de tres a nueve hectáreas de ese tipo de césped.

Los granjeros mantuvieron registros del combustible diésel, las semillas y el fertilizante que usaron durante cinco años, así como del peso seco de la hierba cosechada cada año.

Estos cultivos de alto rendimiento produjeron un 93 por ciento más de biomasa y rendimiento energético neto equivalente que lo que se había calculado antes sobre praderas artificiales que recibieron menos fertilizantes, según el estudio.

Asimismo, la emisión promedio de gases de efecto invernadero del etanol celulósico derivado de esta hierba fueron un 94 por ciento inferiores a la de la gasolina, añadió.

[Fuente: Estudio muestra eficacia de un tipo de hierba para la obtención de etanol]

Inédita nevada en Argentina

200802020035.jpg Aquí el invierno parece que no quiere llegar del todo, pero en Argentina parece que no se quiere ir.

Si el 9 de julio nevó en Buenos Aires por primera vez en 89 años, ahora tras un brusco cambio de clima, la temperatura bajó en tres días de 30ºC a 0ºC, trayendo consigo unas nevadas nada frecuentes en esta época del año, y menos a estas altitudes.

La temperatura media en estos meses es de 20ºC

Seguramente alguien encontrara esto razonable y que la causa esta en el Calentamiento Global ..Seguro !

La sequia de 2002 en norteamerica dejo en la atmosfera millones de toneladas extra de co2

XXXLimagen

Un nuevo estudio muestra cómo una sequía prolongada en América del Norte en el 2002 recortó hasta la mitad la absorción natural de dióxido de carbono (CO2) del continente, dejando más de 330 millones de toneladas extra del gas de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra. La cantidad que no fue absorbida ese año equivale a las emisiones anuales de más de 200 millones de automóviles.

El estudio presenta la primera estimación objetiva de intercambio neto de CO2 atmosférico en América del Norte para cada semana desde el 2000 al 2005. La estimación se basa en 28.000 observaciones atmosféricas globales.

Sólo en América del Norte, las actividades humanas, sobretodo la quema de combustibles fósiles y la fabricación de cemento, ya liberan 1.850 millones de toneladas de carbono en forma de CO2 a la atmósfera cada año. Por lo general, los bosques, los prados, los cultivos agrícolas, y el suelo absorben cerca de una tercera parte de esas emisiones.

Sin embargo, la proporción natural se desestabilizó en el 2002, cuando América del Norte experimentó una de las mayores sequías en más de un siglo. Las condiciones en un 45 por ciento del territorio de Estados Unidos fueron clasificadas como “extremas” o “excepcionales”. La cantidad de carbono absorbida por la vegetación y el suelo se desplomó desde un promedio anual de 650 millones de toneladas a sólo 330 millones.

Los científicos centran a menudo su atención en el papel que los gases con efecto invernadero tienen en la generación de situaciones climáticas extremas. Ahora, los autores de este estudio muestran que lo inverso también se cumple. Las condiciones climáticas extremas pueden tener un efecto considerable en la cantidad de dióxido de carbono presente en la atmósfer a.

Las sequías y otras variaciones climáticas pueden perturbar la captación natural de CO2 mediante alteraciones regionales de las temperaturas, la lluvia, la humedad del suelo, y otros parámetros. El problema no es exclusivo de América del Norte. La extensa sequía y la ola de calor que golpearon a Europa en el 2003 dejaron aquel año más de 500 millones de toneladas de carbono extra en el aire.

“Los trastornos en la captación natural de carbono pueden acarrear enormes efectos medioambientales y económicos, llegando tal vez incluso a contrarrestar los beneficios logrados con los esfuerzos para reducir las emisiones de combustibles fósiles en un año dado”, alerta Wouter Peters, quien dirigió el estudio en el Laboratorio de Investigaciones del Sistema Terrestre de la NOAA, y que también trabaja en la Universidad de Wageninen en los Países Bajos.

XXXLimagen La sequia de 2002 en norteamerica dejo en la atmosfera millones de toneladas extra de co2]

separador