Factores de crecimiento para la ulcera de pie diabetico

La aplicación de Factores de crecimiento -proteínas que se obtienen de la sangre del paciente y que, aplicadas en el área afectada, activan la regeneración de los tejidos-, son un procedimiento ya generalizado en la implantología oral, pero que está demostrando su eficacia, con resultados sorprendentes si cabe, en otras áreas de la medicina, sobre todo por ser solución natural en la curación de ulceraciones crónicas y heridas quirúrgicas.

Su más reciente uso es en la estética. Las infiltraciones dérmicas con estas proteínas dan buenos resultados como tratamiento regenerador y estimulador endógeno de esas pieles ajadas por el tiempo y sobreexpuestas al sol, con pérdida de vitalidad. asegura el doctor Javier Carrete Omar, del Instituto de Cirugía Oral e Implantología de A Coruña, experto en su uso y miembro del Biotechnology Institute (BTI) de Vitoria que, bajo la direción del doctor Eduardo Anitua, patentó este tipo de proceso años atrás.

Pero los factores de crecimiento también se utilizan con éxito en traumatología, oftalmología y dermatología porque tienen la ventaja de ser una técnica que acorta los tiempos de curación, reduce los riesgos de infección y fortalece la reparación de tejidos. Precisamente, las patologías más frecuentes en el colectivo de la tercera edad, como ulceraciones de las extremidades inferiores, pie diabético, heridas quirúrgicas posteriores a la implantación de prótesis de rodilla o cadera y artrosis, son las que resultan más beneficiadas en su mejora y resolución si se abordan con este terapia.

Los numerosos estudios clínicos llevados a cabo por los investigadores del BTI, revelan que los efectos de la aplicación de Factores de crecimiento en el tratamiento de lesiones musculares, ligamentosas, tendinosas y condrogénicas, acortan la recuperación de las mismas, incluso en otras rebeldes úlceras crónicas, que por la incapacidad de cicatrizar se convierten en largos compañeros de viaje de las personas mayores. La solución, pues, pasa por estimular esa capacidad del paciente en regenerar sus tejidos. Y es posible con la aplicación de Factores de crecimiento. En definitiva, está en nuestra propia sangre

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s