Ensalada de col a la americana

LA AUTENTICA COLESLAW (ENSALADA DE COL)

Hola amigos. Hoy vamos a reproducir y muy fielmente una de las guarniciones clásicas del fast food anglosajón, la ensalada de col o coleslaw. Supongo que todos sabréis de qué estamos hablando, de esa ensaladita menuda de col y zanahoria que nos ponen cuando pedimos (por ejemplo) las baby back ribs, o la hamburguesa de turno. Además, hasta el mes pasado (y después de mucho tiempo) no habíamos dado con la receta exacta, y os podemos garantizar que desde que hicimos una primera prueba allá por el 2005, no hemos parado de indagar en su composición. Ahora por fin la hemos descubierto, y nos encanta el resultado. Y aunque en muchos sitios y franquicias hemos probado infinidad de coleslaw, siempre ha habido mejores y peores, pues bien, aquí hemos dado en el clavo. ¿Cuál es entonces el secreto?, pues ni las proporciones de mayonesa, ni nata con yogur, ni miel etc. El secreto del coleslaw es una mezcla de mostaza, mayonesa y crème fraîche. Y cariño, claro.

Aún así, y para bordarla de verdad, lo mejor hubiera sido usar una mostaza suave del tipo Gulden’s o French’s, que son las mejores mostazas para esta elaboración sin duda. Mostazas finas y excelentes, que le hubieran ido muy bien y que en el momento de hacerla no teníamos. Pero bueno, como la receta llevaba también mayonesa, optamos por una salsa comercial de mostaza y mayonesa.

También comentaros que hay recetas americanas que le echan al coleslaw sirope en vez de azúcar, nosotros no, azúcar blanquilla de toda la vida. Creemos que el sirope aportaría aromas y colores extra, y aunque creemos que no lo hemos probado por ahí, no nos seduce mucho. Por último añadir que hay gente que no añade al preparado cebolla, nosotros optamos porque sí, principalmente porque nos encanta, y luego porque era una cebolla nueva dulce y refrescante y mal no le iba a ir.

Y antes de la receta, y para que sepáis un poco de esta ensalada, su origen es complejo. Al llevar mahonesa no queda más remedio que pensar que se originó después de la misma, aunque los romanos ya consumían ensaladas de col o repollo al principio de los tiempos. Se dice que el comienzo del concepto primario de coleslaw (creemos que una especie de col aliñada) nace en el siglo XVIII tomando la palabra del holandés “koolsla” (abreviatura de kool salade, ensalada de col). Los flamencos o neerlandeses, siempre han sido famosos por la producción de coles, y no es de extrañar que experimentaran con varias recetas de ensalada. Lo que sí que se sabe es que hasta que no llegó a Gran Bretaña, la coleslaw no se popularizó tanto. Y curiosamente fue aquí, y a mediados del siglo XIX (con la mayonesa a cuestas) cuando empezó a gustar mucho en restaurantes y hogares empezándola a llamar “cold slaw”. Cuando posteriormente llegó también a EEUU, se acuñó definitivamente como coleslaw, aunque dependiendo de las zonas se le llama o bien coleslaw, o sólo slaw, que esta palabra viene a significar algo así como ensalada fría con mayonesa.

¿Quién la creó? no se sabe, pero lo que si que sabemos (o tenemos claro) es que hemos dado con la fórmula. Lo queremos celebrar con todos vosotros. Ahí va, para 3-4 personas necesitaremos: 3/4 col pequeña (sin tallo), 1 zanahoria, 1/2 manzana tipo Golden, 1 cucharada sopera de mayonesa (de bote), 1/2 cebolleta grande, 1/2 cucharada sopera de azúcar, 1 bote de nata ácida (crème fraîche), 1 cucharada sopera de mostaza americana o suave (no echar Dijon), un poco de vinagre blanco, sal y pimienta negra.

Aquí eso sí es muy práctica la mandolina. ¿Qué no tenéis mandolina?, no importa, dará un poco más de trabajo pero se puede hacer perfectamente, sólo hace falta tener pulso y cortar rebanadas finas de repollo.

Ahora de zanahoria, si vais hacerlo con el cuchillo paciencia. Poco a poco.

También la manzana, aquí cuidado con la oxidación. Os recomendamos una manzana algo ácida, como la Golden, pero sin llegar a los extremos de la Granny S.

Y también la cebolla ¿y la foto?, no sé dónde se ha metido aunque se puede intuir en la siguiente foto.

Ahora lo suyo es preparar la salsa. Las proporciones creemos que son 3/4 proporciones de créme fraîche, y más o menos una cuarta proporción del resto (vinagre, mostaza, mayonesa, sal, pimienta).

Mezclamos…

Y estrujamos con un mortero mientras removemos.

Debe de estar al menos 4 horas en la nevera, y cada vez que se saque de la nevera eliminar el poco agua que eche la col, escurriendo el recipiente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s