Si su nombre es difícil de pronunciar, debe ser una cosa peligrosa

Todos tenemos diferentes criterios para considerar algo como peligroso. Sin embargo, numerosos estudios han sugerido que nos inclinamos a percibir los productos y actividades que nos resultan familiares como menos peligrosos y arriesgados que los que nos resultan poco o nada conocidos. Si algo nos resulta familiar, tendemos de manera inadvertida a verlo como más confortable y seguro.

De ser así, ¿el nombre de un producto y la facilidad con que se pronuncia afectará a cómo lo vemos? ¿Parecerá más seguro cuando su nombre sea fácil de pronunciar?

En un nuevo estudio, los psicólogos Hyunjin Song y Norbert Schwarz de la Universidad de Michigan presentan evidencias de que si tenemos problemas para pronunciar algo, tendremos una mayor tendencia a considerarlo peligroso.

Los estudiantes evaluaron los aditivos difíciles de pronunciar como más nocivos.

Además, los aditivos más difíciles de pronunciar fueron considerados más nuevos que aquellos con nombres más sencillos.

Estos resultados muestran que las personas tendemos a clasificar los objetos difíciles de pronunciar como peligrosos, y que el fenómeno se da tanto para los riesgos indeseables

Estos descubrimientos también sugieren que la percepción del peligro puede estar influenciada por la manera en que los objetos son presentados; si son difíciles de procesar mentalmente (como por ejemplo poseyendo nombres difíciles de pronunciar), serán vistos como inherentemente peligrosos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s