Mexico contra el pie diabetico

México se coloca a la vanguardia mundial en el tratamiento de la diabetes mellitus, al ser el primer país latinoamericano en aplicar la técnica de injertos biógenos para curar el pie diabético.

Con ese tratamiento más de 10 millones de personas que padecen esa enfermedad pueden salvar sus extremidades, explicó el cirujano gastroenterólogo, Jorge Elías Ahedo Carreón.

El también coordinador del módulo de pie diabético en el Hospital General de Zona 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), mejor conocido como Hospital Troncoso, protocolizó esa innovadora técnica para que se extienda a nivel nacional.

El objetivo de usar injertos biógenos es restaurar casi totalmente el tejido que se muere por lesiones que desarrollan los diabético en los pies, principalmente porque abandonan sus dietas, fuman, incluso algunos consumen bebidas alcohólicas.

Ese injerto es un tejido que se extrae de la pared abdominal del paciente mediante una pequeña incisión, que en medicina se conoce como epiplón, y que tiene la función de proteger, lubricar y cubrir las vísceras abdominales, mantiene la temperatura y genera circulación.

Dicho tejido multiplica sus propiedades fuera de la cavidad abdominal y subsiste a la intemperie por 30 días, y al colocarlo en una herida inicia el fenómeno de cicatrización en pacientes con una circulación severamente afectada como es el caso del pie diabético.

Con esa nueva técnica que se instauró como protocolo de investigación desde 2006, y que en breve se publicará en una revista especializada dirigida a la comunidad médica, se evita entre 85 y 90 por ciento la amputación de las extremidades.

Asimismo mejora la calidad de vida del paciente para que se reintegra a su actividad laboral y familiar, expuso Ahedo Carreón.

“Antiguamente había el estigma de que hueso expuesto era igual a amputación. Con esta técnica demostramos que eso se puede revertir, lo que nos enorgullece es que México es el primer lugar de América Latina en que se hace este procedimiento”, señaló.

El pie diabético ocupa el segundo lugar como complicación crónica secundaria en ese tipo de pacientes. Actualmente se tiene que aproximadamente 10 por ciento de la población es diabética, de ese porcentaje 25 por ciento se complicará con pie diabético.

“Tradicionalmente se amputaba en hasta 90 por ciento de los casos, ahora las amputaciones se han reducido, por lo menos en esta unidad del IMSS, a dos por ciento”, informó.

Este padecimiento empieza con la pérdida de sensibilidad, es decir el paciente puede cortarse, enterrarse un clavo y no siente, lo que lo pone en estado de indefensión, además de que es más propenso a desarrollar micosis (hongos), y sólo lo detecta cuando la lesión se infecta.

Otra situación grave es que los diabéticos sufren deformaciones en los pies, pero al no sentirlas caminan sin cuidado y no usan los zapatos adecuados, por lo que también padecen graves lesiones, o se provocan úlceras. Las lesiones pueden llegar hasta el hueso, por eso se dan las amputaciones, explicó.

Ahedo Carreón señaló que para evitar lo anterior se recomienda control, higiene y dieta, así como la revisión periódica de los pies, ya sea por los propios pacientes o por el médico que los atiende.

“Los pacientes de este tipo deben usar calzado adecuado, especial para diabéticos que es con suela gruesa, piel delgada y sin costuras, y de preferencia horma ancha”.

Además se debe hacer conciencia de que cuando el diabético come indebidamente se justifica y dice que “de algo se tiene que morir”, pero no se muere y lo que se come es su calidad de vida, porque son pacientes que pasan sus últimos días amputados, ciegos y con insuficiencia renal.

El problema de la diabetes en México es grave y representa una de las tres primeras causas de muerte en el país, enfatizó el especialista.

Para darse una idea, sólo en el Hospital Troncoso se registraron en un año dos mil 800 consultas de pie diabético, de las cuales con la aplicación de injertos biogénos únicamente se amputó a ocho pacientes.

“Tradicionalmente perdían sus extremidades entre 250 y 300 pacientes, lo que revela que el programa funciona”, aseguró.

Indicó que el injerto de este tipo se usa en intervenciones cerebrales para revascularizar, o en cirugías gastrointestinales, oncológicas y de cirugía plástica en cuero cabelludo, pero es la primera vez que se usa en pacientes diabéticos.

Pensamos que dicho injerto podría ser adecuado para este tipo de pacientes, manifestó al indicar que gracias al apoyo del IMSS se pudo realizar el protocolo para esta innovadora técnica quirúrgica, por lo que confió en que pronto se pueda extender a nivel nacional.

Señaló que con esta terapia se podría abatir la prevalencia de amputaciones, pues México ocupa en América Latina el segundo lugar, después de Brasil, y el séptimo sitio a nivel internacional.

“Pensamos que con la instauración de clínicas podremos erradicar el número de amputaciones a nivel nacional”, enfatizó

XXXLimagen “Noticias”

separador

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s