Como controlar la Obesidad

La obesidad -que no el simple sobrepeso- es considerada médicamente hoy una “enfermedad” que cada vez afecta a más personas y que puede dar lugar a serios problemas de salud asociados como la hipertensión, la diabetes, las cardiopatías, la hipercolesterolemia y… hasta cáncer. Obviamente la obesidad se caracteriza por una excesiva acumulación de grasa, muy por encima de la que el organismo suele guardar como material de reserva a fin de emplearlo cuando el aporte alimenticio no es suficiente para satisfacer las necesidades energéticas. Depósitos de grasa que se forman merced a la metabolización de los alimentos -proteínas, hidratos de carbono y grasas- y a la ingesta de bebidas alcohólicas y que se distribuye tanto a nivel subcutáneo (en el panículo adiposo) como alrededor de las vísceras. Y es en este segundo caso cuando el problema puede aparecer ya que si la grasa interpuesta entre los diferentes órganos -tiene también una función protectora- es excesiva puede acabar presionando los órganos e impedir su correcto funcionamiento así como provocar placas de ateroma en las arterias que den lugar a lo que conocemos como arteriosclerosis y que es la causa de todos los problemas cardiovasculares y de la hipertensión, entre otras dolencias. Sin olvidar que un aumento exagerado de grasa en el cuerpo impone inevitablemente al organismo un ritmo de trabajo superior al normal. Ni la importancia del factor estético que con frecuencia condiciona psicológicamente a quien la sufre. Y lo peor es que la obesidad constituye un problema un alza que además está afectando hoy de forma considerable a la población infantil. Dicho esto debemos añadir que incluso cuando se sigue una alimentación variada y equilibrada el exceso de comida puede llevar al sobrepeso y a la obesidad si el consumo energético es menor (algo que no sucede cuando se sigue una dieta disociada). Conviene pues limitar -en todos los casos- la ingesta de grasa saturada y la de hidratos de carbono simples. Luego lo veremos. Para calcular el grado de obesidad de una persona hoy se emplea lo que se denomina Índice de Masa Corporal (IMC) y se mide con un sencillo aparato portátil. Estos son los valores establecidos:

ESTADO

Indice de Masa Corporal

NORMAL 20 – 24,9

OBESIDAD GRADO I (SOBREPESO) 25 – 29,9
OBESIDAD GRADO II 30 – 34,9
OBESIDAD GRADO III 35 – 39,9
OBESIDAD GRADO IV (OBESIDAD MÓRBIDA) > 40

Sepa en cualquier caso que se acepta un margen de un 15% por arriba y debajo de esas cifras. Así, se considera aceptable tener un IMC que esté entre 18,5 y 20 o entre 25 y 27. Sólo nos resta decir a este respecto que la mortandad asociada a la obesidad es directamente proporcional a su gravedad y se ve muy influenciada por el patrón de distribución de grasa, la edad y1 el tabaquismo

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s