Tener una gran polla puede ser señal de buena salud

imagenes_de_chicas_Cm69d.jpgSegún una investigación realizada por científicos norteamericanos la grasa acumulada bajo la piel en caderas y muslos puede reducir los niveles de insulina y mejorar la sensibilidad a esta hormona, lo que ayudaría a reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, informaron fuentes médicas.

De acuerdo a un estudio distribuido por la BBC que publica hoy el Cell Metabolism (Metabolismo Celular), científicos de la Escuela de Medicina de Harvard y el Centro de Diabetes Joslin de Estados Unidos afirman que la grasa subcutánea -la que se encuentra en caderas y muslos- puede reducir los niveles de insulina.

“Estos resultados podrían conducir a la búsqueda de sustancias compuestas de grasa subcutánea que puedan ser beneficiosas para el metabolismo de glucosa” dijo el doctor Ronald Kahn, uno de los autores del estudio. En promedio, entre el 80 y 90% de la grasa corporal es subcutánea, y el 10 o 20% restante es grasa visceral.

Según los autores de este estudio, “la obesidad en el área abdominal o visceral (la clásica ’barriga de cerveza’ o el ’cuerpo en forma de manzana’ aumenta el riesgo de diabetes y mortalidad”. Este tipo de grasa constituye el “10% de la grasa corporal y está ubicada alrededor de los órganos importantes del cuerpo”.

Mientras que “la obesidad en áreas subcutáneas ’el cuerpo en forma de pera’ puede reducir estos riesgos“. Para comprobar esa teoría, en el estudio llevado a cabo con ratones los científicos trasplantaron grasa de una parte del cuerpo de los animales a otra.

Cuando se retiró la grasa subcutánea y se colocó en el área abdominal, “se registró una disminución en el peso, en la masa de grasa y en los niveles de glucosa en la sangre”.

Los animales “también se volvieron más sensibles a la insulina”, la hormona que controla la forma como el cuerpo utiliza el azúcar. Se cree que la primera etapa de la diabetes tipo 2 se inicia cuando comienza a fallar la respuesta del cuerpo a la insulina.

Pero cuando los investigadores retiraron la grasa abdominal y la inyectaron en otras partes del cuerpo no se registró ningún efecto. Los autores concluyen que “la grasa subcutánea es intrínsecamente diferente de la grasa visceral y ésta quizás produce sustancias que mejoran el metabolismo de glucosa“.

Para el profesor Kahn “lo más sorprendente fue descubrir que la variante más importante no es donde la grasa está localizada, sino el tipo de grasa”. “Estos resultados podrían conducir a la búsqueda de sustancias compuestas de grasa subcutánea que puedan ser beneficiosas para el metabolismo de glucosa”, sostuvo el profesor Kahn, del Centro Joslin.

“Y todavía más sorprendente es el hecho de que no es que la grasa abdominal está ejerciendo efectos negativos, sino que la grasa subcutánea está produciendo buenos efectos”, agregó.

Los autores piensan que la grasa subcutánea produce ciertas hormonas, llamadas adipokinas, que producen efectos beneficiosos en el metabolismo. Si es así, se debe encontrar una nueva forma de analizar la obesidad para saber si el sobrepeso de la gente es “sano o dañino”.

No obstante, los expertos resaltaron que es importante que la gente siga controlando su peso corporal con una dieta sana y ejercicio, ya que éstos tienen un impacto muy importante en los niveles de la grasa visceral.

XXXLimagen Tener una cola grande puede ser señal de buena salud

separador

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s