Nuevo material con indice de refracción negativo

El desarrollo de un nuevo tipo de material compuesto que puede refractar la luz en el “sentido equivocado” está llevando a los investigadores un paso más cerca de la creación de dispositivos funcionales que podrían tener una amplia gama de importantes aplicaciones ópticas y electrónicas.

Científicos de la Universidad Estatal de Oregón, la Universidad de Princeton y la empresa Alcatel-Lucent han creado el primer material con un “índice negativo” de refracción que podría ser producido a granel y tener pese a ello la capacidad para refractar la luz infrarroja en la dirección opuesta a la de cualquier material natural.

Para crear este material, Viktor Podolskiy, profesor de física, y sus colaboradores, pudieron utilizar tecnología existente, disponible para la producción de semiconductores. El material es una estructura multicapa compuesta por capas reflectantes y transparentes.

La refracción negativa de la luz, que se consideraba tan sólo una teoría científica hasta hace unos pocos años , es la capacidad de un material para refractar la luz en la dirección opuesta a la de cualquier material existente conocido en el mundo natural. Es un concepto de interés e importancia considerables para la comunidad científica del campo de la óptica, en especial desde la creación en años recientes de algunos materiales con capacidad real para presentar este efecto.

El nuevo material, sin embargo, es el primero con índice de refracción negativo capaz de ser fabricado con los rasgos que éste posee, y utilizado para aplicaciones prácticas más amplias que las frecuencias infrarrojas.

El material podría emplearse para miniaturizar el tamaño de los sistemas ópticos infrarrojos. Con su posterior desarrollo, pudiera quizá conducir a la fabricación de una superlente funcional, que tendría un extraordinario nivel de resolución y sería capaz de “ver” objetos del tamaño de un nanómetro. También podría utilizarse para construir los “embudos fotónicos”, guías de onda que conectarían las fibras empleadas en telecomunicaciones, con moléculas de dimensiones nanométricas, o con puntos cuánticos.

Tales componentes ópticos podrían ser de importancia en sistemas automáticos de visión, fabricación de productos o componentes de electrónica, almacenamiento de datos, o sistemas de uso clínico. El nuevo material también podría tener aplicaciones en la computación óptica, que se perfila como la nueva frontera de la computación, con ordenadores sólo limitados por la velocidad de la luz y no por el movimiento de los electrones.

Nuevo material con indice de refracción negativo, fácil de fabricar

separador

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s