El club de los políticos agradecidos

No hay como un bandullo agradecido para desatar la lengua

Hay que fundar el club de los políticos agradecidos.
No es un club de partido, sino de poder.
Tiene preferencia el Gobierno porque puede repartir más, pero en la oposición también da mucho juego.
Esquerra Republicana de Cataluña, por ejemplo, entró en el Govern y desde entonces hay muchos agradecidos.
El PNV mantiene espacios y Convergencia los ha perdido. Pero entre Gobierno, comunidades autónomas y ayuntamientos, hay lugar suficiente para muchos políticos excelentes… y para otros que deben guardar un reconocimiento perpetuo porque sus méritos son manifiestamente descriptibles.
Entre los ministros que siguen y los que han sido cesados, hay algunos que deberían apuntarse al club, pero entre los nombrados, el primer lugar debe ser para Bernat Soria, el nuevo ministro de Sanidad. Nada más ser nombrado exclamó: “¡A Zapatero yo le daría el Nobel de la honestidad y el de la solidaridad !”.
Nada menos.
A ninguno de los nuevos les ha tenido que presionar el presidente.

Bastó con una llamada de teléfono. Bernat, además, había hecho excursiones por alguno de los mítines del PSOE en la última campaña electoral y le habían vitoreado los militantes socialistas. Así que, a pesar de no tener ninguna experiencia política ni de gestión, llega a Sanidad con buena imagen. Es más simpático, más medíatico y todos esperamos que no se pase todo el día regañándonos y prohibiéndonos cosas como Elena Salgado.

Algo es algo.

Bernat Soria se ha presentado como el gran impulsor, casi el máximo, de la investigación con células madre y la Junta de Andalucía creó para él un centro de investigación. Bernat Soria ha dicho que en diez años estará en condiciones de acabar con la diabetes y a ver quién es el guapo que le dice que no. El problema es que en medicina y en investigación hay promesas que no se deben hacer si no hay seguridad. Y en la investigación con células madre hay, en estos momentos, muchas expectativas y menos resultados. No hay ninguna garantía de que esa batalla contra la diabetes se vaya a ganar en el plazo fijado y si se alimentan falsas esperanzas, el daño a los ciudadanos puede ser terrible. Incluso por encima del problema moral -un problema real- hay muchos científicos que sostienen, al menos con la misma solidez, que no es necesario investigar con células embrionarias porque las células adultas permiten lograr, cuando menos, los mismos resultados sin crear problemas morales.

Pero lo llamativo del caso es que después de conseguir los importantes recursos para una investigación a plazo fijo, el apoyo político, el cambio de las leyes para poder investigar con células embrionarias y todo lo demás, en cuanto el presidente del Gobierno ha llamado a Bernat Soria y le ha ofrecido el Ministerio de Sanidad para ocho meses, este científico ha colgado la bata y se ha puesto el uniforme de político. Y, además, el de político agradecido. Aunque tenemos un excelente sistema sanitario y hay que darle un margen de confianza, algo me dice que Bernat va a ser un actor estrella.

Francisco Muro de Iscar

XXXLimagenEl club de los políticos agradecidos

separador

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s